martes, 6 de noviembre de 2012

Made in Supein #5: Bakemono 3 - Luna Roja: Sacrificio

Me levanto hoy finalmente a eso de las 11 (a veces mi yo más friki piensa que hay una serie de sellos que me atan a la cama y que tengo que ir rompiéndolos uno a uno antes de despertarme del todo xD), y me encuentro con mi madre diciéndome que hay un mensaje en el contestador de una compañía de mensajería, del 31 de octubre, acerca de cierto pedido a Selecta Vision, y este no es otro que ¡las puñeteras películas de Gurren Lagann! ¡¡Por fin!! ¡¡Esta tarde me toca sesión de cine!! Así que, con estos ánimos tan elevados, me siento con fuerzas para ponerme con la reseña del último tomo de Bakemono:

Shiroi indaga en los recuerdos del moribundo Evein, en busca de la manera para acabar con la vida de Mafuyu, el último con sangre de Fénix en sus venas. Mientras tanto, Mayu se dirige a su encuentro, guiada por la anilla del báculo que tiene en su poder, sorteando diversos obstáculos y teniendo que enfrentarse cuerpo a cuerpo con algunos seres queridos. 500 años han pasado desde la primera guerra que acabó con el sacrificio de una de las sacerdotisas Bai Fá. Ésta vez, ¿quién derramará su sangre para salvar a la humanidad?

Tomo que cierra la trilogía de Bakemono, y tomo para el que antes de entrar en materia, quiero hacer un "breve" resumen de mi experiencia con la línea gaijin.

Todo comenzó algunos meses después de la primera oleada de la entonces Glénat, algo que pese a todo el bombo cubierto en un halo de misterio que se le dio a la nueva línea, pasó bastante desapercibido para mí. Hasta que un día, me pasé por la web de la línea y, ¡o sorpresa!, el primero que me entró por los ojos fue Bakemono. Creo que por aquel entonces por mi mente pasaría algo cómo "¡Una prota albina y atractiva! ¡¡Quiero, quiero, quiero!!". Y es que tiran más dos tetas que dos carretas (xD).

Sin embargo, no llegué a pillar ese primer tomo en mi tienda, no sé si por falta de pasta o porque se agotó, y ese sentimiento de comprador compulsivo tan típico de mí se fue enfriando hasta quedar congelado.

Luego me enteré de las novedades de la nueva oleada, y me enamoré de Himawari. Me hypee mazo con esa serie, me puse ilustraciones de fondo de escritorio, de avatar, empecé a meter publi de ella por medio de estados del tuenti o algo similar... Y fue leerla y decepcionarme. No porque fuera mala, sino porque lo peor que te puede pasar cómo consumidor es crearte unas expectativas sin fundamento (bueno, yo tenía el dibujo y la temática de samuráis como tal xD), y al no verlas cumplidas pues, obviamente, no aprecias la obra cómo debieras. Y sin embargo, Underdog, de la cuál no tenía expectativas algunas, me encantó.

Más adelante caerían los dos tomos de Dos Espadas, obra a la que también me acerqué sin estar hypeado y que me súper encantó. Por aquel entonces ya había salido el 2º tomo de Bakemono, y yo seguía sin haber leído el primero, pero con tantos gastos, seguí sin darle la oportunidad.

Fue finalmente cuando, en uno de esos días en los que la diosa Fortuna decide sonreírte, me enteré de que había ganado un sorteo de Ramen Para Dos. Así adquirí Daemonium (que no me gustó en absoluto) y el segundo tomo de Bakemono. Este ya me creó una suerte de compromiso de pillar el primero, y ya sí, me adentré en la obra.

Estúpido de mí en aquel entonces. El sentimiento de apoyo exagerado de algunos fans de la obra (a.k.a fanboys) había hecho que una franquicia que en principio me atrajo comenzara a repelerme. Por si eso fuero poco, el odio injustificado de algunos otakus hacia las obras de "manga español" se me había acabado pegando en parte, porque el odio es cómo una enfermedad, se pega ante la exposición a él, sólo que en forma de ideales, aunque en el fondo de tu ser no los compartas. Así pues, me volví demasiado escéptico. La lectura de los tomos fue rápida y casi obligada, no disfruté de la obra y quizás formulé juicios de valor que no debían realizarse, ya que estoy más que seguro de que por aquel entonces no me enteré ni de la mitad de la historia.

Recientemente, pillé Good.Night.Mare, con la que el hype también me ha acabado pasando factura, aunque no tanta. Y finalmente, he comenzado este ciclo de reseñas sobre Bakemono, dónde cómo ya sabéis, mi opinión sobre la obra ha cambiado mucho con respecto a la que puede que mantuviera en un principio.

Y es que, aunque al principio me pareció una gilipollez eso que leí de las Xian Nu en el segundo tomo, creo que era, sobre que el manga es completamente subjetivo, ahora me parece una verdad cómo un templo. Es cierto que no niega mi punto de vista al respecto. La calidad de un manga es completamente objetiva. Si es bueno, es bueno. Punto. Da igual si gusta más o menos.

Pero a la hora de acercarnos a una obra, no ya sólo manga (ya que además ya sabéis que para mí, por cuestiones de terminología, los gaijins son y serán siempre tebeos, adapten mejor o peor las formas de narrativa del manga), la subjetividad es un factor a tener en cuenta. Esto es, la mentalidad que tengamos a la hora de enfrascarnos en su lectura. Y yo en esta re-lectura he mantenido una mentalidad lo más objetiva y crítica posible, lo cuál no me ha impedido disfrutar para nada de la lectura, así que, de forma objetiva, digo que lo que he leído hasta ahora, es bueno.

¿Pero y el tercer tomo? De este no ha habido re-lectura que valga. Ha sido la primera vez que me sumerjo en sus páginas. ¿Qué mentalidad he tenido a la hora de valorarlo? Bueno, pues si antes he dicho que lo que había leído de los otros dos tomos, valorándolo objetivamente era algo bueno, de este último tomo tengo que decir que, valorándolo objetivamente, es algo mucho mejor.

Mediante más páginas, un dibujo que muestra bastante mejoría con respecto a anteriores tomos, y una forma de engancharte al hilo de la historia ante la que tengo que quitarme el sombrero, este tomo me ha dejado claro que no me arrepiento para nada de haberle dado mi voto de fe a la obra de las Xian Nu y a su buen hacer (condicionado al principio por RP2, eso sí xD).

El hilo argumental de este tomo en realidad es bastante corto, en el sentido de que empieza exactamente dónde terminaba el anterior y se centra en el encuentro entre Mayu y Shiroi, con el objetivo de terminar con la Luna Roja y volver a traer el equilibrio al mundo, mientras que Mafuyu ronda por ahí en su forma de fénix siguiendo a sus instintos y a su corazón.

Sin embargo, lo que realmente alarga la trama es el sondeo de recuerdos al que Shiroi somete a Evein, en busca de la forma de acabar con Mafuyu, en el que nos sumergimos en un extenso flashback que me ha encantado.

El personaje de Hanako es AMOR, y su relación con Evein es entrañable, divertida y, tristemente, muy dramática. Pero a parte de eso, en el flashback somos testigos de lo mala zorra que es realmente Shiroi, ya desde niña (ahora sí, te doy la razón @Airin xD).

Todo para terminar con unos compases finales tremendos que han mantenido a mi flojo trasero pegado a la silla, me han hecho acordarme de la peli de Enredados (xD), y me han terminado dejando un muy buen sabor de boca con esa suerte de epílogo final. Sí, Xian Nu, hicisteis bien en cambiar el final ;)

Un tomo en el que, pese a no estar exento de algún que otro deus ex machina, ni yo mismo sabría cómo cerrarlo mejor (EGO~~ PUNCH! xD). Me ha resultado bastante divertido, me ha mantenido pegado a la silla hasta su final, me ha entrado por los ojos, y cierta escenita de Mafuyu me ha sacado una sonora carcajada. Poco más puedo pedirle a unas autoras que se califican de novatas, a parte de una Hanako dedicada cuando las vea el pelo en algún evento por Madrid (xD). Buena primera entrada en el mercado español, y mucha suerte en vuestros próximos proyectos. Y para aquellos que esteis leyendo esto y aún alberguéis ciertas dudas o prejuicios respecto a esta trilogía, sólo me queda deciros: ¡leed Bakemono, malditos!

Lo mejor: La portada (y la contraportada, guri guriiaur). La relación entre Evein y Hanako. La incorporación del personaje de Alexia. Shiroi, una villana grandísimamente desarrollada. Aunque en los otros tomos Mayu y Mafuyu habían estado algo ensombrecidos por el carisma de algunos secundarios, aquí ganan muchísimo. El humor inherente en la obra (muy español y cercano).

Lo peor: De deus ex machina vive el guionista (no todo se puede contar todo lo estrictamente lógico que se desea para que quede igual de bonito y con el mismo impacto). Extras algo cojos, aunque sea en favor de poder contar mejor la historia (interesante sin embargo lo del opening y el freetalk).

Reseñas de tomos anteriores: #1#2

3 comentarios:

  1. Me parece una historia curiosa, puede que vea que tal ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo digo, ya leída al completo, la recomiendo.

      Eliminar
  2. Jejejeje Me ha gustado cuando me has mencionado- graciias ^^ XD Yo también acabo de hacer mi reseña. Aunque en algunas cosas estoy contigo en otras no, como decir que es tebeo- bueno yo creo que el tebeo es lo que leían nuestros padres o nosotros de pequeños: Zipi y Zape, Moradelo y Filemon etc. Dibujos simplones y con gracia. Luego el manga en si es el rasgo de los ojos grandes- no tiene que ser siempre que lo haga un nipon. Bueno, al menos es mi opinión ^^ Buena reseña al fin y al cabo. A lo mejor en el futuro (cercano) dejaremos de ser las personas tan criticonas y ser más abiertos. Y no solo a este tema... Por cierto si aún no lo has visto te aconsejo ver la serie Guilty Crown

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...